jueves, 20 de noviembre de 2008

Corazón



Uno de los conflictos existenciales de convivencia, estriba entre cambiar o dejar ser. Cuando la compatibilidad está en riesgo la disyuntiva está entre imponerse y ceder. Pero que es lo que hace que lo individuos cambien o decidan no hacerlo. ¿Qué es lo que determina dar ese paso entre ser y dejar ser?¿Qué es lo que nos mueve entre conservar nuestra esencia y pedir ser aceptados como somos? ó ¿Aceptar que debemos cambiar para ser aceptados? La regla es simple, oye a tu corazón, él no se equivoca. A veces tenemos miedo, pues no queremos ser blanco de desilusiones. Un fracaso que viene de un consejo del alma, nunca será fracaso. Es una lección de la cual debemos rescatar los momentos cumbre, los instantes pico, las emociones extremas que sólo suceden cuando realmente piensas menos y sientes más. No tengas miedo. El corazón nunca se equivoca.

1 comentario:

Celia Rivera Gutierrez dijo...

El corazón nunca se equivoca,
las equivocaciones son lecciones
el amor acepta
Hasta ahí es cierto.
Pero nunca se debe perder la esencia, que es justamente la que nos hace ser, para ofrecernos como somos. Si la esencia se pisotea el amor se hace oscuro. La esencia debe brillar siempre.
Ambas esencias se deben poner de acuerdo para no empequeñecer a ninguna de las dos, sino sumarlas para que ambas hagan una esencia mayor.

Un abrazo amigo que ya me volví un tanto nostálgica.

Te deseo lo mejor de lo mejor
Celia

Los 5 más leidos de la semana