viernes, 17 de abril de 2009

Nunca nos diremos adiós



Te vas o me voy,
y la distancia no merma
el sentimiento de expresión mutua.
Me quedo y te vas.
La brecha entre ambos es tan estrecha
que apenas si sentimos la separación,
porque no hay tal.
Me voy y te quedas
de tal forma que el espacio que nos separa
no representa nada
en nuestros fuertes lazos emocionales.
Distancias físicas nada significan
cuando dos almas gemelas entretejen
una red que une pensamientos,
que acorta caminos,
que enlaza sueños.
Nunca estaremos lejos,
nunca nos diremos adiós.

martes, 14 de abril de 2009

Los sentidos opuestos de la vida




Dicen que después de la tempestad viene la calma
Pero, ¿Y después de la calma, la tempestad?
Es que en nuestro ir y venir de ciclos, tiene que haber contraste.
No podemos apreciar la tranquilidad sin haber experimentado turbulencia.
Nuestras velas izadas no nos arrastran en tiempos de eólica quietud.
Nos hace falta el temporal para sentir que estamos vivos.
Estados complementarios en sucesión infinita, que recrean y simulan destinos de ventura y desventura.
Situaciones de certeza y desconcierto en frecuente alternancia las que nos hacen apreciar los sentidos opuestos de la vida.

Los 5 más leidos de la semana