miércoles, 29 de octubre de 2008

Soneto de la Ausencia



Sólo de tus recuerdos voy viviendo,
cuando este corazón siente el vacío.
Cuando este que es mi cuerpo siente frío,
tu voz aquí resuena, en mí fluyendo.

Tus ojos que lejanos me están viendo,
producen en mi ser escalofrío.
Mis lágrimas fluyendo como río,
reflejo de cuán mal me estoy sintiendo.

Y si tú, regresar ya no quisieras,
Yo eternamente tu barco esperaría,
aunque en la inmensidad tú te perdieras


Y si vuelves yo te concedería,
cualesquiera deseos que me pidieras,
pues tu felicidad la mía motivaría.

2 comentarios:

Celia Rivera Gutierrez dijo...

El poeta ha despertado de su largo sueño
comienza a vivir los latidos de su corazón
Plasmándolos en versos fluyendo de amor
De sus recuerdos idos de amor y pasión

Siente la mirada lejana de quien es su amada
Lo plasma en soneto quitando de su ser el frío
Que se mezcla con las lágrimas en el estío

Se ha descubierto un gran poeta
Que tenía escondidas sus letras

Felicidades amigo

Celia

Mina dijo...

Recuerdos... estamos siempre atados a ellos, a veces los invocamos para hacer despertar los sentimientos y siempre cuando sólo queda la ausencia, esperamos en medio del naufrágio su regreso.

Hermoso, besos Gustavo, disfruta tus días

Los 5 más leidos de la semana