jueves, 9 de octubre de 2008

Inteligencia Artificial



Creo que uno de los máximos retos del ser humano va a ser en las décadas (ó tal vez siglos) por venir, el de reproducir lógica y pensamientos equivalentes a los del ser humano. Aunque desde los años 50’s para acá se ha desarrollado una disciplina llamada Inteligencia Artificial, para tal efecto, los avances están lejos de las expectativas que la ficción ha marcado.

Tres son las limitantes para romper lo que yo llamo el Paradigma de la Inteligencia Artificial:

1.- Limitaciones Teóricas. Mientras no se conozca con certeza absoluta los mecanismos de la lógica y el pensamiento humano, será poco menos que probable el poder imitarlos.
2.- Limitaciones Tecnológicas. Resolver el punto 1 sería un gran avance, pero una vez descifrado el misterio, el siguiente reto es contar con los elementos físicos para implementar la copia. En este sentido la tecnología algunas veces, ya muestra un cierto avance, pero su costo es tan elevado que hace impráctica su aplicación.
3.- Limitaciones Éticas. Existen dos vertientes en este punto. La primera tiene que ver con el hecho de que nos es difícil aceptar que un elemento mecánico, sea mejor que nosotros la especie humana, en lo único en lo que actualmente somos mejores, que es el raciocinio. Y la segunda es con el hecho teológico de crear vida, pues el copiar y hacer funcionar la actividad cerebral humano, nos pone en la antesala de la creación divina, lo cual religiosamente es inaceptable.

Aún estamos lejos y no pienso que esta generación será la que rompa el paradigma y presencie este avance.

No hay comentarios:

Los 5 más leidos de la semana