viernes, 17 de octubre de 2008

Murmuras a mi oído

Murmuras a mi oído como agua corriendo sobre piedras,
suave, delicada y fina
Y aun cuando no entiendo lo que dices, se que es bueno.
Murmuras a mi oído y mi cerebro amplifica
la delicada resonancia de tu voz diciendo que me quieres.
Y cierro los ojos, no quiero pensar, sólo oír.
Ni siquiera quiero entender, sólo escuchar.
Dejo la mente en blanco para que escribas
esa historia inédita que quieres contarme.
Y vuelo en el espacio de tu eco y luego,
en tus intervalos de silencio caigo
para elevarme nuevamente en tu siguiente frase.
Susurras a mi oído y el mundo desaparece.
Musitas a mis tímpanos atentos a tu frase
y se arrullan ante el inevitable éxtasis
de tu voz quedita, bajita, imperceptible.
Tus palabras son códigos indescifrables de ternura
Apenas audibles, casi silentes
Rumor nocturno de luciérnagas que alumbran mi anhelo.

1 comentario:

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Muy bueno, cada día sacas algo muy bueno. Este es suave y muy suave (no importa la redundancia), muy bello el murmullo al oído

Saludos y abrazos

Los 5 más leidos de la semana