jueves, 25 de septiembre de 2008

Mis Leyes de administración del Tiempo

Hay quienes van de prisa porque no pueden esperar, pero hay quienes esperan y después van de prisa.
Hay quienes se toman su tiempo porque no les gusta que los apresuren, pero hay quienes no les gusta que les tomes al tiempo pues sienten que los apresuras.
Hay quienes argumentan que no tienen tiempo cuando tiempo es lo que todo mundo, hasta el más pobre, tiene.
Quien dice no tener tiempo miente, pues el tiempo allí está para quien sabe como tomarlo, pues el que no lo toma ¿Será porque no tiene tiempo?
Todos tenemos tiempo para lo que queremos o lo que más nos gusta. Los responsables lo tienen para lo que deben. El alcohólico lo tiene para beber, el jugador para apostar y el drogadicto para “viajar”. Y cuando no tengo nada que hacer ¿Para qué me sirve el tiempo? El tiempo no se puede guardar, pero si se puede vender (que es realmente lo que hacemos con nuestro patrón). Entonces si se puede vender, también se puede comprar y de esta manera extender nuestra cantidad disponible de tiempo.

He aquí entonces mis leyes de administración del tiempo.

Si te sobra tiempo, véndelo. Siempre hay alguien dispuesto a comprarlo
Si te falta tiempo, cómpralo. Siempre hay alguien dispuesto a venderlo.
Si te falta tiempo y no tienes dinero para comprarlo, úsalo en las cosas que le agreguen valor a tu vida.

1 comentario:

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Una lección de vida muy buena. Nunca me habia pasado por la cabeza semejante enseñanza.

El tiempo. Siempre nos quejamos de él y es infinto ahí esta como dices
gracias por compartir me será muy útil
Celia

Los 5 más leidos de la semana