martes, 14 de abril de 2009

Los sentidos opuestos de la vida




Dicen que después de la tempestad viene la calma
Pero, ¿Y después de la calma, la tempestad?
Es que en nuestro ir y venir de ciclos, tiene que haber contraste.
No podemos apreciar la tranquilidad sin haber experimentado turbulencia.
Nuestras velas izadas no nos arrastran en tiempos de eólica quietud.
Nos hace falta el temporal para sentir que estamos vivos.
Estados complementarios en sucesión infinita, que recrean y simulan destinos de ventura y desventura.
Situaciones de certeza y desconcierto en frecuente alternancia las que nos hacen apreciar los sentidos opuestos de la vida.

4 comentarios:

sedemiuqse dijo...

Si estoy en acuerdo,tiene que existir luz y oscuridad, si una de las dos no existies no sabriamos de la otra.
besos y amor
je

Celia Rivera Gutierrez dijo...

sin lo opuesto no se apreciaria nada. Hermosa imagen acompañando acertadamente lo que expresas.

Un abrazo Gustavo.

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Mucha alegría en volverte a ver en tu pensamiento de cada día

y te dejo otro abrazo como preludio de tu proximo cumpleaños

Otra cualquiera dijo...

Es cierto, si la tempestad no seremos capaces de apreciar la calma, pero a veces los ciclos se alargan tantísimo en dichas tempestades que, para cuando llega la tranquilidad, somos incapaces de reconocerla, nos oscurecemos de tal modo que entonces siempre llueve y no podemos sentir otra cosa que las gotas caer por nuestro cuerpo derruido...

Los 5 más leidos de la semana