jueves, 8 de enero de 2009

Junto a mi


Es de mañana y te imagino despertando.


Mi mente te dibuja con el primer rayo de sol recorriéndote la espalda.
Desayuno y cierro los ojos para verte radiante peinándote de frente al espejo.


Te has puesto aquel vestido que dije, te sentaba bien.
Y en mis actividades matutinas estás presente como si a mis espaldas me observaras.
El medio día llega y sé que en algún lugar estás, bella, sonriente, radiante.
Ya es tarde y te observo como si estuvieras aquí,


parada en una esquina con tu impermeable y paraguas deteniendo la lluvia.
Y al ocultarse el sol mi imaginación toma tu mano para llevarte de paseo al parque,


te aferras a mi brazo mientras yo,


con mi otra mano deslizo las yemas de mis dedos por tu rostro.
Es media noche y con los ajos abiertos te miro como una proyección en el techo de mi cuarto.


Me envías un beso que cruza las distancias y siento tu mirada que no quiero que se vaya,


aunque mañana muy temprano, se que regresarás.

3 comentarios:

icue dijo...

muy bonito el pensamiento que expresas, es aplicable a muchas situaciones de la vida.
Un abrazo

Celia Rivera Gutierrez dijo...

hermoso, tu pensamiento que recuerda los momentos en que se siente uno junto a la persona amada

Un gran abrazo Gustavo.

Celia R. G

Fuxia Magellanica dijo...

tienes razón...pero a veces somos demasiado ciegos


Un abrazo

Los 5 más leidos de la semana